Miramar de Ansenuza fue nuestro destino para conocer y disfrutar de su naturaleza, su historia y una Fiesta Provincial que se reedita este año con un nuevo formato.

La «Mar Chiquita» como le llaman, es el quinto lago salado más grande del mundo, una gran laguna que sepultó 37 manzanas en el año 1977

«A partir de 1977, se produjo una gran inundación debido a los excesivos aportes hidricos del río Dulce, el principal tributario, y de los ríos Suquía y Xanaes. La colosal entrada de agua se produjo como consecuencia del Hemiciclo Húmedo «Florentino Ameghino» (El primero fue de 1870 a 1920 y el actual comenzó en 1970 y durará hasta 2020 aproximadamente). Tal fenómeno resultó catastrófico por su carácter abrupto, causado por las masivas deforestaciones en las yungas y en los bosques y selvas autóctonas de la región chaqueña, ya que al faltar una importante cobertura arbórea, el agua discurrió superficialmente y laminarmente a gran velocidad en una onda hasta encontrar su nivel de base en la Mar Chiquita. Tal problema, en gran medida de origen antrópico luego sería la causa de la abrupta inundación de la ciudad de Santa Feen 2003. Desde 1977 y hasta 1981, la inundación que afectó a Miramar, y otras poblaciones, sumergió la planta original de la población, unas 37 manzanas, quedando numerosas viviendas, hoteles y comercios bajo el agua y significó una emigración masiva de sus pobladores.

Durante todo ese periodo la única alternativa económica casi se redujo a la cría de «nutrias» -en realidad coipos– con fines peleteros.

Muy lenta y gradualmente el poblado se fue refundando a partir de mediados de los años 1980, tomando como su centro, las manzanas que quedaron a salvo de la invasión de las aguas salobres. Tal relocalización se ha efectuado al sur de la primera, alejada del nivel máximo que puede alcanzar la laguna.

En 2003, nuevamente ingresó un caudal importante de agua al «Mar de Ansenuza», amenazando con superar la nueva cota del pueblo, razón por la cual la población de Miramar se mantuvo en vigilia durante algunos meses. A partir de 2005 el nivel del agua comenzó a bajar sostenidamente hasta aproximadamente 2012. En esa oportunidad comenzaron a observarse nuevamente, después de más de 30 años, los ruinosos vestigios del que fuera el antiguo y próspero centro de la localidad. En los primeros meses de 2016, y como consecuencia de las intensas precipitaciones de los dos últimos años, el «Mar de Ansenuza» ha visto incrementado nuevamente su nivel, pero sin presentar riesgo alguno para Miramar.»

Su potencial económico está dado en los criaderos de nutrias que comercializan sus pieles y carne, una ciudad con un atractivo natural que invita a los avistajes de flamencos rosados característicos del lugar, un paseo por el viejo Hotel Viena y disfrutar de su laguna la fangoterapia con las propiedades curativas y de su hermosa costanera restaurantes hoteles cabañas etc colmada de servicios para todos los turistas que la eligen.

Agradecemos a su intendente por la cordialidad para recibirnos y les mostramos algo de lo que vivimos en la 10 edición de la Fiesta Provincial de la Nutria.http://

Audio Nota Intendente Adrián Walker:

Nota Audio Criadero de Nutrias

Audio nota con Andres y Julian los Cheff