Una investigación realizada en las últimas horas, la propietaria de un campo y empleadora de un joven de 23 años, entregó voluntariamente lo que robó su empleado a un productor agropecuario vecino, ambos emplazados en la zona rural de General Cabrera.

El robo se perpetró en un establecimiento rural ubicado a unos 10 kilómetros al este de General Cabrera, propiedad de un productor de 53 años de apellido Berardi.
Fue el sábado 19 de octubre que el damnificado se retiró de su campo cerca de las 18 horas, en donde cría gallinas, ovejas, caballos y perros, entre otros animales.

La casa rural de su explotación se encuentra deshabitada y el galpón completamente cerrado.

Ayer, lunes 21 de octubre, Berardi notó la faltante de dos corderos de aproximadamente 20 kilogramos cada uno, 5 gallinas de diferentes razas y 2 perros Border Collie, valuados en $16.000 cada uno.

La nota con el Comisario Valdez de la patrulla rural: