Anoche, luego de más de un año sin abrir sus puertas, volvió el teatro. Bajo estrictos protocolos, con la sala al 50 % de su capacidad, se presentó la obra Divino Divorcio con la actuación de Rodolfo Ranni y Viviana Saccone.