Como cada 15 días los operarios del Taller Protegido Aprendiendo a Vivir estuvieron presente en el Hall del Club Dolores con supuesto ofreciendo los productos que elaboran.

Ñoquis, tallarines, pizzetas y maní con y sin sal eran algunos de los productos disponibles. La novedad en esta oportunidad que agregaron al puesto de venta fueron budines en 3 variedades, de limón, marmolado y con chip de chocolate.

Gabriela Castro hizo el agradecimiento a Carla Molina que gentilmente colabora con la institución y en esta oportunidad les brindo una receta y capacitación para la elaboración de los mismos.

AUDIO: