Un numeroso grupo de jóvenes recibió el sacramento de la confirmación.  Una ceremonia religiosa que acompañaron padres, padrinos,  Catequistas,  y como todos los años monseñor Adolfo Uriona.